CEIP Jesús Varela, de Alcorcón
Semana Cultural: Grandes pintores, pequeños artistas

28-Varela

 

El  colegio Jesús Varela, de Alcorcón, celebró su Semana Cultural rindiendo homenaje a los grandes pintores de la historia y sus obras más conocidas. La actividad más llamativa fue la transformación del salón de actos en la Galería de Arte Varela, formada por las obras que los alumnos elaboraron durante las semanas anteriores, basadas en las producciones históricas más populares. Esta galería sirvió de producto final para que los grupos del centro trabajasen el arte de manera transversal en todas las asignaturas, integrando los contenidos en un proyecto global muy motivador, cuyo resultado fue muy vistoso. Van Gogh, Velázquez, Monet o Picasso son algunos de los artistas estudiados.

Tras varias ediciones de la Semana Cultural en las que el centro pretendió abrirse al entorno desarrollando sus actividades por las calles y los negocios de los alrededores, en esta ocasión se hizo un llamamiento a las asociaciones, las academias, los artistas locales y las instituciones (concejalías, policía, bomberos, etc.) para que acudieran a las instalaciones del colegio y llevaran a cabo dinámicas, actividades y presentaciones de lo más variado e interesante.

Una de las creaciones que más llamó la atención fue la del “Mural Miró”: las paredes exteriores del centro fueron decoradas con los trazos más famosos del autor español y los alumnos de Primaria se encargaron de dejar de manera permanente la nota de color por los muros del edificio de Infantil.

29-VarelaEste tipo de eventos son vitales para el CEIP Jesús Varela, enclavado en el barrio antiguo de Alcorcón y que cuenta con un importante número de hándicaps en su día a día con respecto a la labor docente. A una gran proporción de alumnado inmigrante y el desconocimiento del idioma por parte de las familias se añade la falta de recursos para hacer frente a la avalancha de necesidades tanto académicas como socioculturales de los alumnos. Así, las iniciativas globalizadas de aprendizaje con productos finales tan llamativos como este representan un recurso fundamental a la hora de trabajar en el claustro. También la coordinación entre los propios docentes y con los profesionales que acuden desde fuera se torna indispensable para alcanzar el objetivo de formar a estos alumnos como ciudadanos del futuro. Y es que ya se sabe que “para educar a un niño hace falta la tribu entera”.