La hora de la educación, la hora del profesorado


editorial
Las mejoras que la educación y el profesorado de la Comunidad de Madrid precisan no llegan. Los responsables políticos no las sitúan entre sus prioridades ni les confieren la importancia estratégica que deben tener para mantener una sociedad cohesionada, libre e igual. Por el contrario, la contienda política se traslada desgraciadamente al ámbito educativo, donde algunos sectores ideológicos y los nacionalismos periféricos llevan ventaja, al tener conciencia clara del papel estratégico de la educación.

La contienda política
se traslada desgraciadamente
al ámbito educativo

Tras el golpe de estado catalán, se ha hecho evidente el efecto que produce una educación instrumentalizada y orientada para conseguir adhesiones a los intereses espurios. Todo ello mediante el adoctrinamiento más directo y ramplón, la manipulación de la Historia y de los libros de texto convirtiendo a España en un estado opresor y haciendo invisibles la Constitución y los símbolos nacionales.

Los nacionalistas sí han entendido el verdadero valor y potencial de la educación. En 2011, la consejera de Educación Irene Rigau decía: “El ejemplo más evidente es cómo catalanizamos el sistema educativo. Si Cataluña es como es, una nación sin estado, es gracias al hecho de que siempre ha creído en la escuela”. Así han podido ir forjando camadas de independentistas fanatizados y manipulados desde la infancia ante la cesión clamorosa y vergonzante de los poderes del Estado, que durante más de treinta años han mirado para otro lado. Ni la Alta Inspección ni la Inspección Educativa han desarrollado adecuadamente su función evaluadora y de supervisión del sistema educativo, garantizando que se cumplan las leyes en las escuelas catalanas. El reiterado incumplimiento de las sentencias lingüísticas que obligan a que el castellano sea también lengua vehicular en las escuelas sirve de ejemplo.

editorial2

El Parlamento ha rechazado recientemente una moción en la que se condenaba el adoctrinamiento en las aulas de esta comunidad, ignorando una realidad que solo los ciegos o los necios no quieren ver y que, si no se ataja, apunta directamente al futuro de la nación española. Pero aquí no pasa nada. Según el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, “No hay ninguna controversia, ningún conflicto con la Educación en Cataluña”.

Con estos mimbres, difícil será la plasmación de un Pacto Social y Político por la Educación, que debiera configurarse para evitar que cada territorio tenga un sistema educativo propio y que siente las bases de una educación que sirva para el desarrollo integral de la persona y no para el adoctrinamiento o proyectos de ingeniería social.

El profesorado madrileño ha desarrollado su labor con una alta eficacia, aun en los peores años de la crisis y de recortes, a la vista de los resultados de los informes internacionales y del último informe Pisa, pero ve ninguneado el reconocimiento de su papel protagónico y la mejora en sus condiciones laborales.

El profesorado madrileño ha desarrollado su labor con una alta eficacia, aun en los peores años

El Acuerdo Sectorial aprobado en el mes de junio en la Mesa Sectorial, que contiene algunas mejoras retributivas, en permisos y licencias y en el incremento de las plantillas, aún no ha sido aprobado por el Consejo de Gobierno de la Comunidad porque este quiere también que los sindicatos de la Mesa Sectorial demos el aval a un acuerdo educativo que contiene buen parte de las propuestas políticas en educación para los próximos cuatro años, y del que el Gobierno regional espera obtener mayores réditos. Esperamos que antes de las Navidades se supere este escollo y podamos salir del impasse.

En la Mesa Sectorial de Educación se ha abordado la convocatoria de oposiciones para el año que viene y cómo se va a concretar en Madrid el plan de “estabilización del empleo docente” en el marco del Acuerdo para la Mejora del Empleo Público que se ha firmado a nivel nacional y que supondrá reducir a un 8 % las altas tasas de temporalidad en la educación pública mediante la convocatoria de procesos selectivos con gran número de plazas en los próximos años.

Emplazamos a la Administración a despejar cuanto antes
el horizonte a los opositores

Si al final de este proceso no se hubiese alcanzado esa tasa de interinidad, la Consejería tendría que realizar en el quinto año una convocatoria extraordinaria recalculando el número de plazas de la oferta de empleo docente para conseguir este objetivo.

Emplazamos a la Administración a despejar cuanto antes el horizonte a los opositores anunciando el número de plazas y su distribución por especialidades, como han hecho ya otras comunidades.

Por otro lado, el pasado día 22 de noviembre ANPE y el Defensor del Profesor celebraron una rueda de prensa para presentar el Informe correspondiente al curso 2016-2017. Más de 32.500 docentes han sido atendidos por el servicio en toda España desde su creación en Madrid en el año 2005.

Los profesores siguen llamando para manifestar su situación y denuncian la problemática que padecen en el ejercicio de su función, sometidos a una alta presión debido a que aún no se han revertido los recortes en relación a las plantillas, las ratios por aula, la cobertura de bajas y las condiciones laborales.

En los aspectos más graves relacionados con las agresiones de alumnos y de padres a profesores se ha estabilizado, debido a una Ley de Autoridad disuasoria y al Decreto 15/2007 que, cuando se aplica correctamente, se muestra efectivo para la mejora de la convivencia en los centros.

Más y mejor educación, mayor control de la misma desde el Estado, más inversión regional y reversión de los recortes que aún perduran y un mayor reconocimiento y mejora de las condiciones laborales de los docentes madrileños son ingredientes básicos que ningún partido político puede obviar, aunque sea en el ámbito regional, para arreglar algunos de los problemas crónicos de España.